Escrache, ¿Protesta o Delito?

Mucho se viene hablando últimamente de si realmente los ‘escraches’ se trata de una forma de protesta o se puede estar incurriendo en algún delito.

La intimidación a políticos no es algo que sea de ahora, hay que recordar que el pasado 15 de Junio de 2011, la plataforma 15-M ya organizó una protesta frente al Parlament de Catalunya que acabó con escenas de asedio a diversos políticos catalanes.

La Audiencia Nacional se ha pronunciado recientemente sobre este capítulo haciendo referencia al artículo 21 de la Constitución acerca del derecho a reunión pero matizando que ni libertad de pensamiento ni el derecho de reunión contemplan la opción de ejercer violencia moral.

Este tipo de actos hubieran sido constitutivos de delitos menores si no fuera porque se llevaron a cabo contra personas elegidas democráticamente e impidieron realizar las funciones de estos cargos electos lo que se encuentra recogido en el artículo 498 del Código Penal como delito y sancionado con penas de hasta cinco años.

La circunstancia particular de que la protesta se produjera en grupo agravó el delito considerando la mayor capacidad que tiene gran masa de gente para condicionar a la persona.

Esta resolución podría ser el primer paso para considerar como delito los verdaderos actos de acoso que muchos políticos ya han sufrido actuando en el ejercicio de su cargo o acudiendo a ejercerlo, aunque lo cierto, es que este tipo de acoso organizado a cargos electos, no ha sido considerado como delito por las asociaciones de jueces, al margen de la consideración que merezcan los actos de protesta.

Este aumento de las situaciones de acoso al entorno personal de diferentes representantes parlamentarios ha hecho que la Fiscalía General del Estado se haya planteado, a partir de ahora, realizar un análisis de relevancia penal de cada una de estas situaciones para determinar si se incurre en algún supuesto penalmente reprochable.

Delito de Acoso en el Código Penal Español

La Ley Orgánica de 1/2015, de 30 de marzo, reformó el Código Penal, introduciendo la tipificación del delito de acoso.

El Código Penal, se introduce un nuevo artículo el 172.ter

1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.

2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.

3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.

4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días. En este caso no será necesaria la denuncia a que se refiere el apartado 4 de este artículo.

3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.

4. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

Información facilitada por Penalistas, despacho especialista en casos de derecho ante el Juzgados de lo Penal.

Más información en http://www.penalistas.es.

VALORACIÓN MEDIA:
Deje su puntuación
[Total: 0 Promedio: 0]

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *